Home
Costa noreste de Mallorca

Costa noreste de Mallorca

Costa noreste: Animados centros de vacaciones y playas fantásticas

Nordostküste auf MallorcaEn la costa noreste de Mallorca, las largas playas de arena dorada se alternan con pequeñas bahías. Los monasterios históricos, las fortificaciones medievales y las espectaculares cuevas de estalactitas son destinos atractivos para unas vacaciones en esta región, que solo esperan su visita.

Playa paraíso en el noreste de Mallorca
Si le gusta el sol y el agua, no debe perderse una vista en la costa norte. Aquí le espera una gran selección de playas bien cuidadas tal como bahías pintorescas. Una atracción popular durante la temporada de verano es la playa de Cala Millor, con unos cinco kilómetros de longitud. En el hotel se alquilan sombrillas y tumbonas, mientras que el paseo marítimo esta libre de coches y repleto de cafeterías, restaurantes y bares, que esperan con gusto su visita. Desde aquí se puede pasear bajo las palmeras hasta la localidad costera de Cala Bona, donde la playa es parcialmente dividida en secciones por muelles pequeñas de piedra. En el medio de una reserva natural se encuentra la playa de 300 metros, llamada Canyamel. Aquí generalmente es más tranquilo que en los centros turísticos y los niños pueden jugar de forma segura en la región costera, ya que esta es poca profunda. Varias fantásticas playas se extienden alrededor de la localidad de Cala Ratjada en la costa mediterránea. Se puede llegar a Cala Mesquida por una ruta de senderismo de unos tres kilómetros, mientras que Cala Gat se encuentra a pocos minutos a pie del centro del pueblo. Al sur de Cala Ratjada, la playa de Cala Son Moll corre a lo largo de la costa. Si viaje con su familia, debe tomar en cuenta, que esta playa es solo parcialmente apta para los niños.

Animados centros de vacaciones en la costa noreste de Mallorca
Cala Millor, Cala Ratjada y Canyamel son los puntos más populares de la costa noreste de Mallorca. Numerosas casas vacacionales y apartamentos se alquilan en estas zonas costeras. Pequeños complejos de apartamentos con piscina comunitaria y varios alojamientos cómodamente amueblados se encuentran en la segunda y tercera fila detrás de los paseos de la playa. Cala Ratjada ejerce una gran atracción en los turistas de la fiesta que se divierten en los clubes nocturnos y discotecas hasta la madrugada. Para unas vacaciones familiares el lugar perfecto es el complejo de Cala Millor, que está conectado con el pueblo vecino de Cala Bona por una vía con palmeras. Numerosas tiendas, restaurantes y boutiques de moda se encuentran en la calle ya que aquí no se permiten los automóviles. En el interior de la costa se encuentra la pequeña ciudad de Arta con su centro histórico medieval. Está dominado por la fortaleza Almudaina, cuyos cimientos datan de la ocupación árabe de Mallorca. Parte de la fortificación es la iglesia de peregrinación de San Salvador, un lugar popular entre los visitantes.

Vacaciones en casas vacacionales en el noreste
Como una alternativa a los complejos hoteleros de varias plantas, la costa noreste de Mallorca ofrece cómodos apartamentos y casas de vacaciones disponibles para el alquiler. Con este alojamiento, toma una decisión que significa independencia y flexibilidad durante su estancia. En los alrededores de Artá hay varios propiedades en una hermosa ubicación única, rodeada por un jardín con plantas mediterráneas y una piscina privada. En esta región, se encuentran algunas cabañas cómodas, junto al mar, que se alzan en calas rocosas. Si decide quedarse aquí, podrá disfrutar de vistas impresionantes sin obstáculos, directamente al mar mediterráneo. Si prefiere una vida nocturna variada en sus vacaciones, con distintos lugares de fiestas, es recomendable optar por un apartamento de vacaciones en Cala Ratjada. No muy lejos de las playas hay varios complejos de apartamentos y cómodos estudios para toda la familia.

Monumentos culturales y lugares históricos
Numerosos monumentos culturales se encuentran en el noreste de Mallorca. Cada uno de ellos cuenta su propia historia de tiempos pasados y son destinos populares para los viajeros. Entre Artá y Canyamel se levanta la torre medieval de Canyamel. El edificio excelentemente conservado y en buen estado fue construido en el siglo XIV. Es del estilo gótico y el día de hoy forma parte de una finca. Una visita es por supuesto posible. Luego vale la pena relajarse un poco en el pintoresco restaurante Porxada de Sa Torre, que se encuentra al lado de la atalaya histórica. Una de las atracciones menos visitadas de Mallorca es la Ermita de Betlém, que se encuentra en la cima de una montaña. El monasterio fue fundado en el año 1805. Un poco más arriba se encuentra el Mirador, desde donde tendrá una vista fantástica a la bahía de Alcúdia. Un viaje atrás en el tiempo hasta la época prerromana de Mallorca es posible con una visita al antiguo asentamiento Talayó, cerca de Artá. Los edificios de piedra que lo esperan aquí son los restos de un asentamiento que los indígenas mallorquines construyeron hace más de 4.000 años. Cerca de Cala Ratjada, puede visitar el Castell de Capdepera, de unos 700 años de antigüedad. La fortificación fue construido por el rey mallorquín Jaume II en el siglo XIV para proteger a la población contra los invasores.

Destinos de excursiones y diversión en la costa noreste de Mallorca
Entre las atracciones más visitadas en la isla se encuentran las cuevas de Artá, cerca de la ciudad homónima. En las profundidades de las rocas encontrará un mundo subterráneo extraño y fascinante, con enormes formaciones de estalactitas que se han formado durante millones de años. Menos conocidas entre los visitantes son las Cuevas de Genova, las estalagmitas y estalactitas aquí no se manipulan con efectos de iluminación elaborado. Durante unas vacaciones familiares en la costa noreste de Mallorca, no debe perderse una visita al parque safari en Sa Coma. El área está poblada por numerosos animales que son nativos de la sabana africana. Puede unirse a un recorrido en autobús por la zona o explorar el desierto por su propia cuenta. Los amantes de la naturaleza encontrarán en el parque natural de la Península de Llevant un refugio que sirve a numerosas especies de aves. En una caminata a través del área protegida encontrará cabras salvajes y tendrá una idea de la vegetación rica y variada en especies, que ofrece el mediterráneo.