Home
Colonia Sant Jordi

Colonia Sant Jordi

Colonia Sant Jordi - Pueblo animado en la costa sur de Mallorca

Joven, moderno y con estilo, así se presentá el pueblo de Colonia Sant Jordi, ubicado en la costa sur de Mallorca a sus huéspedes. Se encuentra en el municipio de Ses Salines, entre los pueblos de Santanyi y Campos, y es un animado lugar turístico. La ciudad nació de un pequeño pueblo de pescadores. Gracias a su proximidad a hermosas playas como Es Trenc, Es Dolç y Es Carbó, la localidad costera ha llegado a ser uno de los lugares más populares para vacaciones en Mallorca. Otra razón es el pintoresco paisaje costero con sus acantilados planos, las pequeñas islas y hermosas playas.

Cerca de 3.000 viven el día de hoy en Colonia Sant Jordi. Esto lo convierte en el asentamiento más poblado del municipio de Ses Salines. La fuente principal de ingresos ya hace mucho tiempo es el turismo. Los hoteles y complejos de apartamentos cerca de la playa atraen muchas visitantes cada año. 

Si busca paz y tranquilidad, elija un pequeño hotel en el interior o una casa de vacaciones en las afueras del pueblo. Un lugar muy recomendable es el Hotel Font Santa. El exclusivo hotel de cinco estrellas cuenta con una gran zona de spa y bienestar, cuyas piscinas están alimentadas por la única fuente termal que existe en Mallorca.

Colonia Sant Jordi großes Bild

Historia de Colonia Sant Jordi
La historia de Colonia Sant Jordi comienza en la edad del bronce. Las varias ruinas de piedra del siglo IX a.C. son los testigos de la temprana cultura Talayot. Cerca de Ses Salines se encuentran las ruinas del asentamiento Talayótico con el nombre Es Antigors. Los llamados Talaiots son torres prehistóricas. El edificio mejor conservado lleva el nombre "Joana". Ya en el siglo IV a.C. los mercaderos púnicos montaron sus negocios en las salinas de Sant Jordi.

Las plantas se usaron para la producción de sal hasta que más tarde cayeron bajo el dominio romano. Incluso hoy en día, la sal se extrae en la costa.

Sant Jordi Salzgewinnung

En el borde de las salinas se levantan los restos de una fortaleza del siglo XV. El castillo S'Estany fue construida para proteger la zona contra los frecuentes ataques piratas, que eran comunes en esta época. En las inmediaciones se encuentra la torre de defensa S'Acall del siglo XIV, otro testimonio de este tiempo. Hoy Colonia Sant Jordi es un destino turístico animado con una amplia gama de instalaciones de ocio y entretenimiento.

Playas hermosas en Colonia Sant Jordi
Las hermosas playas de arena en la zona de Colonia Sant Jordi contribuyen significativamente a la popularidad de esta región en la costa sur de Mallorca. La pintoresca playa natural de Es Trenc comienza en el pueblo. Es una de las playas más hermosas de la isla balear y es de unos siete kilómetros de largo. Blanco como la nieve, brilla la arena de grano fino en la luz del sol. El agua turquesa del mar crea un contraste impresionante. En la playa de Es Trenc no se permite la construcción de edificios hoteleros. Por lo tanto es muy tranquilo. Hay algunas partes en la playa, reservadas para los nudistas. Sombrillas y tumbonas están disponibles para el alquiler en muchos lugares.

Aparte de Es Trenc, hay más playas encantadoras, que invitan a relajarse junto al mar. El Platja d'es Port, de 160 metros de longitud, comienza justo en el puerto. Aquí encontrará una amplia gama de actividades acuáticos y otros. Puede alquilar botes de pedal y lanchas con motor o practicar el snorkel en la costa.

En el extremo oriental de Colonia Sant Jordi se encuentra Es Dolç, que también es una playa hermosa y muy popular. Un pinar colinda con el lado de la tierra y en el sitio hay un alquiler de sombrillas y sillas de playa. Si desea combinar la estancia en la playa con una caminata corta, busque la bahía Es Carbó. Es de 1,5 kilómetros de largo. Desde el puerto camina unos 30 minutos hasta la mágica playa de arena con sus aguas cristalinas.

Actividades y excursiones en Colonia Sant Jordi
Colonia Sant Jordi es un destino clásico para los viajeros aficionados a los deportes acuáticos. Los barcos de motor en varias clases se puede alquilar en el puerto mismo puerto de la ciudad. En particular, los meses de primavera no tan cálidos, entre marzo y abril, son ideales para largos paseos en bicicleta. Con la bicicleta de montaña, puede recorrer los viejos caminos de tierra y explorar las costas y las playas de arena en esta región.

Para familiarizarse con la Colonia Sant Jordi, es muy bien dar un paseo por la "ruta circular junto al mar". Se tarda aproximadamente 1,5 horas y empieza desde el puerto hasta el Hotel Marques, donde comienza el viaje de regreso. Colonia Sant Jordi es un lugar turístico, pero no cuenta con una vida nocturna. Numerosos bares y discotecas se pueden encontrar en la vecina localidad de Cala d'Or.

Otro destino atractivo es el archipiélago de Cabrera en la costa sur de Mallorca. Se puede llegar al mundo insular como parte de un viaje que se ofrece en el puerto de Colonia Sant Jordi. Un punto culminante en el archipiélago es la llamada Gruta Azul, ubicada en la isla principal. Es una gruta marina a la que solo se puede llegar desde el agua.

Los barcos de excursión se dirigen al paraíso natural en el camino hacia el archipiélago. Antes de unirse a la excursión, vale la pena visitar el centro de información del parque nacional Archipiélago de Cabrera. Allí obtendrá interesantes conocimientos sobre la flora y la fauna de la isla y así sabrá que le esperará. Si desea explorar el espectacular mundo submarino de la costa sur de Mallorca, puede unirse a una expedición de buceo guiado que se ofrece en el centro de buceo Pacos. Más de 20 sitios de buceo esperan su vista si decide participar en una de estas excursiones.

Restaurantes en Colonia Sant Jordi
Como lugar turístico popular en la costa mallorquina, Colonia Sant Jordi cuenta con un número considerable de restaurantes y cafés. Entre las ubicaciones más populares se encuentra el restaurante "Sal de Cocó", situado directamente en el puerto. Mientras disfruta de delicias mediterráneas en rústicas mesas de madera, puede disfrutar de la vista hermosa al muelle.

De marzo a octubre, el restaurante Es Pinaret abre para el público. El restaurante finca con el encantador jardín está dirigido por alemanes. En el menú hay platos mediterráneos como el lomo de cordero y el besugo con espinacas tal como salmón asiático y vieiras con champiñones. La característica especial: La anfitriona Elvira es una ávida pintora y presenta sus propias pinturas en un caballete en el jardín.

Con música en vivo, cócteles y un ambiente relajado, el café Es Punt en la Avenida Primavera recibe a los huéspedes. Viernes por la noche, aquí cantan los artistas en vivo. Hay una terraza cubierta y un mostrador con taburetes en el área de aire libre.

Los aficionados de la cocina mallorquina no deben perderse una visita del restaurante Sa Foganya. Aquí lo esperan jugosas especialidades a la parrilla y tapas. Aquellos a los que no les gusta el filete de costilla con mantequilla de hierbas encontrarán sabrosas alternativas en el menú. Por ejemplo medallones de pavo o langostinos tigre asados, para nombrar solo algunos.

Port Blau es uno de los restaurantes más tradicionales de Colonia Sant Jordi. Desde el año 1965, el lugar deleita a los visitantes con delicias catalanas y mallorquinas. Los platos de pescado y mariscos como por ejemplo el estofado de langosta o el rape a la parrilla son los principales menús que sirven en este lugar.

Esperamos que con este artículo pudimos despertar su interés en la animada localidad de Colonia Sant Jordi. Pase sus próximas vacaciones en el antiguo pueblo de pescadores y descubra unas de las regiones costeras más hermosas, que ofrece la costa sur de Mallorca.