Home
Interior de Mallorca

Interior de Mallorca

Interior de Mallorca: idilio rural en el interior de la isla

Binnenland auf MallorcaA solo unos kilómetros de las costas de Mallorca, la isla del Mediterráneo muestra su lado original, sin adulterar. En la amplia llanura de Es Plá se encuentran pueblos de ensueño y las aspas de los molinos de viento giran lentamente a merced del viento.
 
Serenidad mediterránea en el interior de Mallorca
En el interior de Mallorca se puede pasar las vacaciones en casas vacacionales, dentro de un entorno rural lejos del bullicio turístico. En el interior de la isla es donde uno se familiariza con la Mallorca original. A la región llana en el centro de la isla se la denomina Es Plá (la llanura). Rodeada por la Serra de Tramuntana en el norte y por la cordillera de la Serra de Llevant en el sureste, la llanura cubre un área de aproximadamente 600 km². Las montañas del norte protegen a la región de los fuertes vientos y las nubes dejan su agua en el flanco noroeste de las montañas. El agua se acumula en torrentes llamados Torrent, proporcionando agua a la llanura. Durante milenios el interior de Mallorca ha sido considerado el "granero" de la isla balear. El maíz, el calabacín, los tomates, las patatas y las berenjenas crecen magníficamente en esta región favorecida por el clima. Vides, olivares y plantaciones de almendros caracterizan el paisaje y en los pueblos los habitantes esperan con el sosiego típico mediterráneo la época de la cosecha.


Casas vacacionales lejos de las rutas turísticas
El turismo de Mallorca se centra mayormente en las regiones costeras, donde las playas de arena y las bahías atraen como un imán. Sólo unos pocos turistas permanecen permanentemente en el interior de la isla balear. Para el deleite de los turistas individualistas, que desean disfrutar del ambiente mediterráneo y de la paz entre naranjos y olivares fuera de las rutas turísticas. Numerosas casas vacacionales están ubicadas en plena naturaleza. Los alojamientos de vacaciones más demandados son las fincas rústicas de piedra con antiguos techos a base de vigas de madera y chimeneas abiertas. Los propietarios las han convertido en cómodas villas de vacaciones, prestando gran atención a  los detalles. Aire acondicionado, TV vía satélite y conexión wifi pertenecen al estándar de la mayoría de las casas de vacaciones en Mallorca. En sus terrenos se mecen suavemente las palmeras con el viento y las flores de los limoneros desprenden un aroma cautivador. La mayoría de ellas tiene una piscina privada directamente frente a la terraza, que está disponible para su uso exclusivo. A esto se suma la ventaja de la ubicación. Se puede decidir si se visitan las calas rocosas en la costa oeste de Mallorca o si se conduce con el coche de alquiler para darse un baño en la Bahía de Alcúdia o en la Playa de Palma.


Molinos de viento y mercados semanales - Patrimonio cultural mallorquín en el interior.
Los molinos de viento pertenecen al patrimonio cultural mallorquín. Más de 3.000 edificaciones con diversos estilos arquitectónicos se erigen sobre la isla y la mayoría se encuentran en el interior. La alta densidad de molinos de viento es única en el Mediterráneo occidental y en especial en el municipio de Sa Pobla. Para echar un vistazo a la vida cotidiana mallorquina en la antigüedad, se puede ir al Museo al aire libre de Els Calderers, ubicado en el municipio de Sant Joan. En una antigua mansión, cuyos cimientos datan del siglo XIII, las habitaciones están decoradas según el modelo histórico de la época y amuebladas con muebles antiguos. En los establos se guardan numerosos animales, incluido el típico cerdo negro de Mallorca. Uno de los eventos más destacados del interior de Mallorca es el mercado semanal de Sineu. La plaza del mercado en el centro de esta pequeña ciudad de ensueño se convierte todos los miércoles en un lugar de frenética actividad. Los agricultores de la zona ofrecen en sus puestos berenjenas, tomates, patatas y aceitunas, mientras que los artesanos presentan cuencos de madera vieja de olivo y cerámica con coloridos motivos. Cabras, ovejas y pollos se venden en medio del ajetreo y el bullicio y el aroma a productos recién horneados, especias y chorizo flota en el aire.


De compras por la ciudad del cuero de Inca
En el borde de la Serra de Tramuntana, en el interior de Mallorca, se encuentra la ciudad de Inca, que cuenta con 30.000 habitantes. Está a medio camino entre la capital de la isla, Palma de Mallorca, y el bastión turístico de Alcúdia. La ciudad es un centro de producción de artículos de cuero en la isla balear. Zapatos, prendas de vestir, carteras, cinturones y bolsos se fabrican en numerosas manufacturas del cuero. Algunas empresas abren sus puertas a los visitantes a ciertas horas y les dan la oportunidad de observar a los artesanos durante su trabajo. En las cercanías de Inca se extienden verdes viñedos a lo largo de la ladera sur de la Sierra de Tramuntana. Incluso hoy en día, las llamadas Celles invitan a una cata de vinos en un ambiente rústico. Éstas son bodegas históricas en las que una vez el vino fue almacenado en orondos barriles de madera.


Senderismo y tours en bicicleta por el interior de Mallorca
Para los amantes de la naturaleza y para los turistas activos, una casa de vacaciones en el interior de Mallorca es el punto de partida perfecto para descubrir por medio del senderismo y el ciclismo la riqueza paisajística de la isla balear. Son muy populares los recorridos a lo largo de la ruta mallorquina del vino, que conduce a lo largo de las antiguas bodegas. Por el camino, se puede tener la oportunidad de probar el Manto Negro, el típico vino de la tierra, o un aromático Prensal Blanc. En el punto álgido de la vendimia, se celebra en septiembre un festival del vino en la ciudad vinícola de Binissalem. En las región sur del interior, las colinas de la Serra de Llvant invitan a ir de excursión por un paisaje típico mediterráneo y en el noroeste se encuentra la Sierra de Tramuntana con difíciles rutas de montaña. Un atractivo destino en la llanura de Es Plá es la montaña de 543 m de altura Puig de Randa, en cuyas laderas hay tres monasterios históricos.