Home
Llegada a Mallorca

Llegada a Mallorca

Llegada a Mallorca

La entrada a Mallorca no tiene complicación alguna para los ciudadanos de la Unión Europea. España, y por lo tanto la isla balear, es miembro de la Unión Europea y parte del espacio de Schengen. No se requiere controles en la frontera.

Aunque en las fronteras exteriores de España con la UE ya no se llevan a cabo controles, se debe llevar por lo menos una tarjeta de identidad. A pesar de no haber controles a los ciudadanos de la UE, se debe presentar un documento de identificación al coger un coche de alquiler. También se puede requerir un documento de identidad o pasaporte en los controles de policía en la isla. Si se desea viajar a Mallorca acompañado de hijos menores, se necesita un pasaporte infantil individual para ellos. Desde el 26 de junio de 2012, el registro de los menores en el pasaporte de los padres perdió su validez.

Passport Mallorca

Los turistas que viajan a Mallorca con su propio automóvil, autocaravana o motocicleta necesitan un permiso de conducir en regla y un certificado de matriculación del vehículo. Es aconsejable llevar consigo la carta verde del seguro, ya que simplifica los trámites en caso de accidente. Si no se tiene una carta verde, hay que contactar con la compañía aseguradora del automóvil.

Importación y exportación de productos restringidos o reglamentados
Las sustancias estimulantes sólo se pueden importar o exportar para consumo propio en Mallorca. La legislación de la UE establece límites máximos para la cantidad de tabaco, alcohol y café, que no deben sobrepasarse. Según cada caso, se puede llevar consigo las siguientes cantidades para uso personal sin tener que declarar el producto:

    • 800 cigarrillos
    • 200 puros
    • 10 litros de alcohol o bebidas alcohólicas de grado superior al 22% vol:
    • 110 litros de cerveza
    • 10 litros de alcohol o bebidas alcohólicas de grado alcohólico inferior al 22% vol
    • 10 kilos de café

Estos límites sólo se aplican a los ciudadanos de los estados miembros de la UE. Los turistas de países no pertenecientes a la UE, como Suiza o Noruega, tienen que conformarse con cantidades significativamente más pequeñas. Al llegar a Mallorca, las aduanas españolas pueden efectuar controles aleatorios. Se llevan a cabo tanto en el aeropuerto de la isla balear como en otros puntos de la frontera española.